Curiosidades de ciencia

Las dimensiones del pudor

1 enero, 2016

Empiezo el año metiéndome en terrenos pantanosos. A ver cómo me las apaño yo para no caer en la vulgaridad, la grosería y el mal gusto, porque antes que aprendiz de literata y bloguera soy una señora. Intentaré escribir del asunto con delicadeza, sin utilizar ninguno de los numerosos sustantivos que tengo a mi alcance. Hay tantos sinónimos en la lengua española que la RAE ha decidido hacer un monográfico; sus señorías andan correteando Latinoamérica para incorporar la pluralidad de vocablos que nombran lo mismo. No obstante, en esta dialéctica tan académica los granadinos somos los reyes; hacemos amplio uso del término acompañándolo de gran variedad de sufijos y prefijos, y hasta lo adjetivamos cuando nos viene en gana.

Aviso: en esta entrada asumo el rol de científica, consultando fuentes fiables muy actuales, con datos objetivos, y conteniéndome todo lo que pueda en dar mi opinión. Esto último no sé si lo conseguiré.

¿Es lo que Ustedes están pensando? Pues sí.

La British Journal of Urology International ha publicado recientemente un trabajo con las mediciones realizadas a 15,521 varones de todo el mundo. Según el análisis, la longitud media interestelar en estado de reposo es de 9.16 cm y de 13.24 cm en actividad. El perímetro también presenta proporciones similares, de 9.31 cm y 11.66 cm respectivamente. La distribución de tamaños muestra que las excepciones a esta regla son bastante raras y que sólo un 5% de los hombres del mundo están por encima o por debajo de la normalidad. Los investigadores han constatado también algo importante: no hay relación alguna con la altura, la masa corporal, el tamaño de los pies, de las manos y mucho menos con las orejas. Olvídense de la consabida regla del gesto de la L con el pulgar y el índice. Ahora bien, y aquí viene lo mejor, en el top mundial están los habitantes del Congo, con casi ¡18 cm de media! frente a los 9.43 cm de los tailandeses. Todos los datos son en faena, se entiende.

Para que vean mis lectores que los fondos FEDER dan mucho de sí, tengo también los datos de los europeos: los españoles están en la media del espacio euro, con 13.6 cm y poca biodiversidad, todo hay que decirlo. En la cima están nuestros vecinos portugueses, con 15.14 cm de media. ¡Qué ocasión perdimos con Felipe II de anexionarnos para siempre! A la cola del Eurolistón aparecen los griegos, y ya hay algunos tertulianos que le echan también la culpa a Syriza de este asunto.

La revista científica PLOS One analiza el aspecto psicológico del tema, y pone de manifiesto que sólo uno de cada dos hombres está satisfecho con sus atributos. El 50% restante quiere más y algunos llegan a obsesionarse tanto que se someten a complicadas operaciones quirúrgicas para solventar un problema que únicamente está en sus cabezas. El maldito espejismo de la publicidad también afecta de pleno a nuestros chicos y determinada filmografía les genera ansiedad e inseguridad por agravios comparativos. Para que se consuelen les diré que casi todo es más falso que un billete del Monopoly.

¿Qué dice el mismo trabajo sobre la percepción de las mujeres? El 85% de mis congéneres muestra satisfacción con las dimensiones de sus parejas. Esto se resume con una breve sentencia: nos interesa mucho más la salsa y el aderezo que los espaguetis; y en relación a ese 15% de díscolas…..sus razones tendrán. Ahora bien, si nos preguntan por una aventura ocasional, ya nos somos tan mojigatas. La mayoría de las mujeres encuestadas elegía una muestra en 3D con ¡16,2 cm de longitud! Esto se traduce en la necesidad de descender de latitud y cruzar el Estrecho para disfrutar de una velada loca.

Para finalizar el relato he de hacer una sentencia conciliadora: en numerosas ocasiones, la llave pequeña es la que abre la puerta. Aunque D. Quijote pone siempre el contrapunto: “cada uno es como Dios le hizo, y aún peor muchas veces”. Gran Cervantes.

 Mis amigas me están convenciendo para ir a un megacongreso de Geología este verano en Sudáfrica. Yo les digo que, ya que estamos, podemos hacer escala y pasar unos días en el Congo.

Todo sea por y para la Ciencia.

¡FELIZ AÑO!

 

BIBLIOGRAFÍA

Veale D, Miles S, Bramley S, Muir G, Hodsoll J (2015)  Am I normal? A systematic review and construction of nomograms for flaccid and erect penis lenght and circumference in up to 15521 men. British Journal of Urology International. DOI: 10.111/bju.13010.

Prause N, Park J, Leung S, Miller G (2015) Women´s preferences for penis size: A new research method using selection among 3D models. PLOS One. DOI: 10.1371/journal.pone.0133079

©Imagen: Bansky

También te puede interesar

19 Comentarios

  • Responder Jose Luis 1 enero, 2016 a las 12:04 pm

    Bonita difusión si señor!!!!. Pero sabes? No me creo que hayan sido muy rigurosos en las medidas o en los cálculos. El papel lo aguenta todo y se puede escribir sobre él lo que se quiera sin que proteste. Lo que esta claro para mi es que ninguno de estos “cientificos’ estuvo en la mili entre ciento y pico chavales veinteañeros, cada dia, esperando “empelotas’ el turno de las duchas colectivas.
    Verdad que no…. compañeros?
    Feliz año!!!!!

    • Responder Rosa María Mateos Ruiz 1 enero, 2016 a las 4:30 pm

      Los ingleses pueden flaquear en muchas cosas, pero rigurosos con los cálculos son. Ahora bien, puede ser que al traducir los “inch” la cosa se haya trastabillado. En una cosa coincido: la mayoría de los firmantes del trabajo de investigación no hicieron la mili, son investigadoras; más afines a la objetividad que a la subjetividad de las duchas colectivas.
      Feliz año compañero!!!!!

  • Responder David 1 enero, 2016 a las 2:08 pm

    ¡Felicidades Rosa! Magnifico relato salpicado y condimentado con un sabroso humor femenino.
    Agradecido en el alma, pues me ha hecho pasar un buen rato divertido que inclusive, me ha hecho olvidar el condicionamiento de una autoridad científica en el trasfondo.
    Como añadido, diría que no llegué a entender bien –salvo errata de imprenta-, algunas medidas y acotaciones aportadas en base a la bibliografía consultada (British Journal of Urology). Una diferencia o alargamiento de cuatro centímetros entre el estado de reposo y de actividad creativa, es realmente exiguo para la cantidad de bromas agudezas y chascarrillos inventados por la horda.
    Para terminar… y, hasta en sueños me divierto imaginando; donde ocultar en la vida real un “Cirio Pascual” de 9,31 cm. de diámetro en reposo.
    ¡Feliz año nuevo 2016!
    Abrazos.
    David

    • Responder Rosa María Mateos Ruiz 1 enero, 2016 a las 4:34 pm

      Pues bien mirado: si, es mucho cirio para tan poca vela.
      He de revisar las dimensiones y unidades y comprobar la metodología de la toma de datos.
      Me encanta que estéis al loro en un tema tan objeto de chascarrillos.
      Gracias maestro y felices 365 días venideros.

      • Responder David 1 enero, 2016 a las 7:19 pm

        Dos puntualizaciones nada más:
        1ª Sospecho que hubo una errata en la British Journal of Urology confundiendo diámetro con perímetro del “Cirio”.
        2ª Como otras muchas, es bien conocida la frase popular: “Perece mentira lo que la …”

        • Responder Rosa María Mateos Ruiz 1 enero, 2016 a las 8:17 pm

          Eres un gran sabio, y un caballero.
          Sin duda que hubieras sido un magnífico científico.
          Un gran abrazo!!!

        • Responder Rosa María Mateos Ruiz 1 enero, 2016 a las 8:43 pm

          Maestro. Efectivamente, se trata del perímetro. Corregido.
          Eres un artista para todo!!!!

  • Responder HOMO SAPIENS "CANIJUDIENSIS" 1 enero, 2016 a las 2:56 pm

    Observo, tal como ella misma reconoce, que nuestra ahora osada y nada ingenua bloguera se adentra cada vez con más atrevimiento en terrenos muy, pero que muy escabrosos. Nada que comentar a las conclusiones de tan sesudos y documentados estudios. Quizás he echado en falta una concienzuda labor de campo en una de las grandes cunas del saber popular: Las Chirigotas Ilegales de Cádiz.
    Recuerdo que la chirigota denominada “Zona de carga y descarga” dedicada a todos los adictos a navegar por las redes, mencionaba aquello de…

    En las páginas de sexo
    yo ya no me meto
    pues salen (con perdón) pollas
    de tales dimensiones…
    Que son odiosas
    que son odiosas
    que son odiosas…
    las comparaciones !!!

    Se lo comento porque, si en aras de la ciencia, tiene la fortuna de hacer escala en el Congo le aconsejaría… pues eso… que una vez en el lío, a quién puede importarle la ciencia, un centímetro de más o de menos, o las tan odiosas…
    Molt bé Rosa María, que pugui gaudir-lo. Feliç any també per a vostè i tots els seus fidels seguidors.

  • Responder Rosa María Mateos Ruiz 1 enero, 2016 a las 4:46 pm

    Los Carnavales de Cádiz son palabras mayores; las chirigotas de “Los Pichas de Cádiz” no tienen desperdicio; y son mucho más atrevidas que mi humilde entrada.
    Discrepo: un centímetro puede ser muchísimo, que se lo pregunten a un velocista como Usaín Bolt.
    Bon any i molta alegria!!!

  • Responder Curro 4 enero, 2016 a las 7:51 am

    Si decides investigar,
    No te vayas al Congo,
    Te pueden fustigar,
    Porque hay mucho tongo,
    Y te pueden castigar!

  • Responder Yiyo 6 enero, 2016 a las 8:19 pm

    Espero que sea un año hermoso para esta bloguera dicharachera y sus seguidores.
    Me alegra, querida Rosa, que comiences este año animando a estos humildes seguidores al conocimiento científico; y como la ciencia se nutre de pruebas y refutaciones, pediré en casa se realicen las oportunas mediciones y toma de muestras…………tengo la impresión de que esta investigación resultará dura pero me traerá grandes satisfacciones.

    • Responder Rosa Mateos 7 enero, 2016 a las 8:13 am

      Es loable que contribuyas a la verificación de las estadísticas científicas. Atento a cómo han de realizarse las mediciones con rigor, que no valen trampas. Nada más gratificante para mi que contribuir de algún modo a que mis lectores disfruten y sonrían.

  • Responder Víctor Martin 10 enero, 2016 a las 9:28 pm

    ¡Vaya!¡Vaya! Veo que al final el mundo está lleno de incautos que caen en la vieja trampa de la discusión teórica sobre el tamaño. En cuanto leí la entrada me dí cuenta, con un disimulado y breve, breve, y breve vistazo, por supuesto a vista de pájaro, que el motivo de mi aportación no podía ir por ahí. Llevome entonces el más puro instinto de supervivencia de mi ego a recrearme en el pensamiento básico: “Lo realmente importante, lo que marca la diferencia es, que cuando aprietes el botón, se siga encendiendo la lucecita roja.¡Alta tecnlogía! Y así me fuí ese día a dormir tan feliz, no sin antes tachar el Congo de mi lista de posibles destinos turísticos. Por si acaso…

    • Responder Rosa Mateos 11 enero, 2016 a las 8:16 am

      Querido Víctor, veo que has entendido la entrada y que nada puede perturbar tu sueño; eso se puede interpretar de dos maneras: (1) la edad, que ya no da para muchos trotes, (2) la paz de tu espíritu. Salud

  • Responder carme 16 enero, 2016 a las 2:53 pm

    Rosita, cada vez te pones el listón más alto.
    La ciencia avanza, destruye mitos y pone las cosas en su sitio: la fama la tenían los senegaleses y resulta que la olimpíada la ganan los congoleños. Pues bien, injusticia reparada.
    Un besazo.

  • Responder Rosa María Mateos Ruiz 16 enero, 2016 a las 7:18 pm

    Los que han puesto el listón muy alto son los del Congo!!!!!
    Un beso preciosa

  • Responder kiko 19 enero, 2016 a las 10:20 am

    Buenísimo hermanita!! Pero echo de menos alguna referencia al gran Krahe, que ya trató el asunto hace tiempo. Bss
    No sé tus escalas, por lo tanto eres muy dueña,
    de ir por ahí diciendo que la tengo muy pequeña.
    No está su tamaño, en honor a la verdad
    fuera de la ley de la relatividad
    y, aunque en rigor
    no es mejor
    por ser mayor o menor,
    ciertamente es un burdo rumor.

    Pero como veo que por ser tú tan cotilla
    va de boca en boca y es la comidilla,
    en vez de esconderla como haría el avestruz,
    tomo mis medidas, hágase la luz.
    Y, aunque en rigor
    no es mejor
    por ser mayor o menor,
    una encuesta he hecho a mi alrededor.

    Trece interesadas respondieron a esta encuesta,
    de la cuales una no sabe/no contesta.
    ¿Y de en la otras doce? División como veréis:
    se me puso en contra la mitad, es decir, seis.
    Y, aunque en rigor
    no es mejor
    por ser mayor o menor,
    otras seis francamente a favor.

    Y si hubo reproches fueron, en resumen,
    http://www.coveralia.com/letras/un-burdo-rumor-javier-krahe.php
    por su rendimiento, no por su volumen.
    Y las alabanzas que también hubo un montón,
    hay que atribuirlas a una cuarta dimensión.
    Y, aunque en rigor
    no es mejor
    por ser mayor o menor,
    a que a veces soy muy cumplidor.

    Mi mujer incluso dijo “aunque prefiero,
    como tú ya sabes, la del jardinero,
    por si te interesa, pon que estáis a la par,
    sólo que la suya es mucho menos familiar.
    Y, aunque en rigor
    no es mejor
    por ser mayor o menor,
    nunca olvida traerme una flor”.

    Es mísero, sórdido, y aún diría tétrico,
    someterlo todo al sistema métrico.
    No estés con la regla más de lo que es natural,
    te aseguro chica que eso puede ser fatal.
    Y, aunque en rigor
    no es peor
    por ser mayor o menor,
    yo, que tú, consultaba al doctor
    López Ibor.

    • Responder Rosa 20 enero, 2016 a las 2:34 pm

      Qué penita no haberme acordado de la canción. El final con lo del “doctor López Ibor” es mortal. Gracias por compartir esta joya del gran Krahe

  • Responder CHULITO PLAYA. Un relato veraniego sobre estos entrañables personajes 23 junio, 2018 a las 12:37 pm

    […] Entrada relacionada: https://laletradelaciencia.es/las-dimensiones-del-pudor/ […]

  • Deja una respuesta