Cajón "desastre"

El Traje nuevo del emperador

11 enero, 2018

Séneca relató en sus escritos una interesante propuesta del senado romano allá en el año 55, donde se pretendía distinguir a los esclavos del imperio mediante una vestimenta común. Inmediatamente, los senadores más avispados se percataron del peligro que conllevaba tal iniciativa, ya que los esclavos se identificarían rápidamente entre ellos dándose cuenta que eran muchos más.

Tenemos la exclusiva de ser la única especie sobre la Tierra que se viste y se emperifolla. En cierto modo para protegernos de las inclemencias del tiempo, pero fundamentalmente para diferenciar nuestro estatus social. Desde siempre, el número de abalorios y floripondios ha sido directamente proporcional a la posición que ocupamos en la pirámide social. Analicen con detenimiento este cuadro del pintor francés Jean Ranc del primer monarca español de la Casa de Borbón, Felipe V El melancólico, que trajo la frivolidad y la vestimenta más mariposona de la corte de su todopoderoso abuelo. La casaca bordada, la capa aterciopelada de color carmesí, el pelucón, el bastón de mando y la banda con la insignia del Toisón de Oro. Tanto boato para marcar bien su posición privilegiada. Existe también una intención oculta a tal acicalamiento: camuflar entre los adornos la cara de bobalicón de los borbones. Francamente, Felipe V y sus descendientes no lo consiguen.

                                                         

Las diferentes casas reales representan una contradicción irrefutable a las leyes fundamentales de la evolución darwiniana. A pesar de la maltrecha genética, que lucen como fruto de una feroz endogamia, han conseguido sobrevivir y mantenerse en la cúspide. No se ha visto cosa igual en la Naturaleza. Si alguien tenía alguna esperanza de una extinción natural de esta subespecie humana, que no cante victoria. La realeza ha descubierto el amor (muy sobrevalorado) y están mezclando sus genes -de manera oficial- con los plebeyos.  Tenemos “Hola” para rato.

Los siglos y siglos de historia nos han traído hacia una época muy extraña  -la actual- en cuanto a la vestimenta de las élites se refiere. Las democracias han dado la vuelta a la propuesta original del senado romano y ahora son los líderes mundiales los que van uniformados. El sobrio y aburrido traje de chaqueta se ha globalizado entre nuestros dirigentes porque ellos apuestan por la igualdad. Una soga de tela tiesa anudada al cuello –la corbata– se ha erigido como prenda indispensable de distinción masculina. Felipe VI viste exactamente igual que un empleado de banca o un emisario a domicilio de los testigos de Jehová. La corte ya no es lo que era, ahora quieren pasar por coleguillas y hacernos creer que todos somos iguales ante la Ley.  No se lo cree ni el tonto del pueblo. Otra pista para no olvidar: los mayores estafadores y bucaneros de nuestro tiempo visten de Armani.

Afortunadamente, las mujeres nos libramos de esta homogeneización de la indumentaria. Somos más libres y sueltas. Excepto la señora Merkel, que viste igual que sus correligionarios pero con chaquetas multicolor. Ella es la reina del espartano estilismo teutón y se puede permitir lo que le venga en gana, que para eso es la que manda. Y hablando de reinas, leo en la peluquería que la nuestra hace sus compras en Zara y en Mango. Qué llana, qué discreta es la Leti. Para mí que es como cuando te haces pasar por amigo de tus hijos y te colocas los vaqueros rotos. La has liado parda, porque ellos no te ven (ni te verán jamás) en su mismo plano.

Cuando nuestra reina consorte se comprometió con el Borbón me dije: por fin alguien en la Casa Real que hablará sin balbucear y sin un moco perpetuo atragantado en la garganta. Ella era como nosotras: lista, culta, natural, independiente, trabajadora, atrevida, de origen sencillo, con un pasado…. Pero la pobre muchacha se ve que entró en un túnel de lavado con succión en las cuatros dimensiones. Primero perdió la nariz, después los kilos y, por el camino, la gracia y la naturalidad. Ahora muchas veces no distingo en la televisión si es ella o su doble del Museo de Cera. ¡Qué gran oportunidad perdida para la mujer española del siglo XXI! Sinceramente majestad, nos gustaría menos estilismo y más realismo.  No, nosotras no estamos para frivolidades. No obstante, tengo más fe que el Alcoyano y aún pienso que doña Letizia acabará dando la campanada y poniendo en solfa a los “bobones”. Es mucho, muchísimo más lista que sus cuñados. Y eso que la parejita olímpica ha conseguido, con encomiable y sabio esfuerzo, ganar adeptos para la causa republicana.

Bueno, venía yo de las rebajas dispuesta a hablar de la moda y me ha salido un alegato republicano. La pluma es libre. Ahora que está tan de moda eso de la “transparencia” (otro bulo que no se cree ni el Tato) me he agenciado una blusa de seda que cae como las Cataratas del Niágara. Para despedirme, sin alejarme del tema, voy a referir la anécdota de un personaje literario de Joyce. Un caballero irlandés encarga un traje nuevo a su sastre y éste tarda seis meses en terminarlo. El cliente le increpa: “Dios hizo el mundo en solo seis días y usted ha necesitado seis meses para hacerme el traje“. El sastre le responde: “Sí; pero mire el mundo y mire el traje“.

©Fotografía: Fashion Week de Pekin. Autor: Thomas Peter

Vídeo: “Urdangarín”. Chirigota gaditana de Los Jinetes de la Poca Crisis

También te puede interesar

16 Comentarios

  • Responder Antonio Parrilla Muñoz 11 enero, 2018 a las 9:14 pm

    Querida Rosa:

    Podría aplaudir un buen rato, por imitar a los que tienen la suerte de asistir a una gran sonata o a unas sentías bulerias de Camarón y su ya separable Tomatito; pero como no puedo reflejar mi palmoteo solo te digo, magnífico querida niña, ta quedao soberbio, fluido, limpio, sin sobresaltos, y si se tratase de un buen menú ( tan de moda hoy) ; rico rico!!
    Gracias !!

    • Responder Rosa María Mateos Ruiz 11 enero, 2018 a las 9:42 pm

      Me encanta el Camarón y el Tomatito. Por cierto, hay un flamenco viejo con cantes republicanos. La niña de los Peines tiene unas coplillas muy simpáticas.
      Gracias Antonio por tu entusiasmo siempre. Un abrazo.

      • Responder Antonio Parrilla Muñoz 11 enero, 2018 a las 9:55 pm

        Cada dia descubro nuevas facetas de “Rosaura Mateillos”; esta tendencia republicana me agrada sobremanera y me replantea tambien el llamar pan al pan y ….. al”, lo dejaré para otra ocasión. Me has interesado por conocer esas letrillas de la Niña de los Peines” por lo que le daré un vistazo, pues esta cantora es un mito en el flamenco, ya te contaré.
        El entusiasmo nos lo trasmites tú con tus valientes y desenfaddos escrito. Este ultimo de dulce.

        • Responder Rosa María Mateos Ruiz 12 enero, 2018 a las 7:56 am

          Pues cuando tengas esas letrillas, compártelas amigo.

          • Antonio Parrilla Muñoz 12 enero, 2018 a las 5:48 pm

            Hola de nuevo Rosa: He pensado que a la vez que busco algunas letrillas en las fuentes que conozco y que me ayudaron a escribir el capitulo de dicado al flamenco, en mi novela Antonino Alcornoque, t podrian servir para ampliar tus conocimientos en el arte flmenco y su mundo. . Te mando el contacto.

            http://www.flamencopolis.com/archives/1

            Un abrazo. (continuará)

          • Rosa María Mateos Ruiz 12 enero, 2018 a las 8:56 pm

            Me gusta el enlace a flamencópolis. Lo miraré a fondo. Gracias Antonio

  • Responder La cuñá 11 enero, 2018 a las 9:17 pm

    Pero Rosita que te ha pasado! En un momentito has dado un repaso a la monarquía ,muy bien dado por cierto, y te has convertido en adalid del republicanismo màs radical. Sera una pandemia el procés???
    Y ya qe sale el tema, no hubiera sido mejor proponer un referendum por una España republicana .. a lo mejor le quitabamos a Leonor un peso de encima , de paso, porque lo dice la canción (las niñas ya no quieren ser princesas…)
    Te he visto muy alborotá!

    • Responder Rosa María Mateos Ruiz 11 enero, 2018 a las 9:35 pm

      Año nuevo, entradas nuevas y a soltarse más la coleta. Sí, les he dado un buen repaso. Felipe VI cometió un error al no convocar un referéndum cuando tomó la corona, hubiera ganado de calle y estaría democráticamente justificado. Pero algunos tienen pánico a las urnas.
      Un poco alborotá sí que ando; me voy haciendo mayor y cascarrabias. Ahora bien ¿no me digas que no tienen cara de bobalicones?

  • Responder esther 12 enero, 2018 a las 10:25 am

    Me alegra leer a gente que se siente libre para expresarse y con tu ironía… yo lucho para no caer en el chandal “como traje oficial” jjjjjjjj pero Rosa cuidar la imagen está completamente en alza, hasta en las zonas rurales… acudiendo al refranero “según te veo el ato así te trato” jjjjjjj

    Un abrazote!!!!

    • Responder Rosa María Mateos Ruiz 12 enero, 2018 a las 4:48 pm

      Cómo me ha gustado ese refrán, LO APUNTO. Resume de maravilla el trasfondo de lo que quería decir. Sí hija, nos hemos vuelto ahora todos consumidores del estilismo y las mujeres, más esclavas que nunca de las apariencias. Hay que estar guapas, no digo que no, pero sin obsesionarse. Lo del chándal…..siempre con los tacones, como la Martirio. Gran abrazo para ti.

  • Responder Joaquín del Val Melús 12 enero, 2018 a las 10:59 am

    Humor y crítica, con una cita literaria final magnífica. Gracias, Rosa.

    • Responder Rosa 12 enero, 2018 a las 1:59 pm

      La cita literaria es muy Joyce. Me gusta ese binomio de humor y crítica, pero siempre con un sentido constructivo. Aunque en este caso le doy un buen repaso a los Borbones. Ahora mismo la situación política de nuestro país ofrece unos personajes literarios de primera, al estilo de Valle Inclán por lo menos. Gracias Joaquín y un abrazo.

  • Responder Ester 12 enero, 2018 a las 11:37 am

    Querida Rosa , leerte de nuevo es un placer porque plasmas libremente tus ideas con una excelente y divertida prosa y demuestras con ello una capacidad bastante inusual hoy en los medios diferenciándote de la multitud de escritores y periodistas paniaguados que nos rodean. Gracias y olé.

    • Responder Rosa María Mateos Ruiz 12 enero, 2018 a las 4:43 pm

      Gracias Ester. Mi libertad también reside en que no vivo de ésto, soy amateur, y me puedo permitir opinar con libertad. Es un lujo -la verdad- estar fuera del “sistema”. Mis hijos viven de las piedras, no de las letras. Pero tu comentario tiene un trasfondo interesante: falta más crítica libre, inteligente, sin vasallajes. Los medios de comunicación quieren noticias rápidas, consumibles al instante, amarillismo, ya no hay tiempo para la reflexión. Y …..mucho paniaguado.
      Un fuerte abrazo.

  • Responder HOMO SAPIENS "CANIJUDIENSIS" 14 enero, 2018 a las 1:14 am

    Estimada bloguera, bienvenida al “tsunami del procés”. Al final vamos a tener que agradecerle al independentismo catalán el que en este país, llamado España, se esté hablando de la República.
    Respecto a la Monarquía, y más concretamente en el caso de nuestros sufridos Borbones, poco más puedo añadir a lo que se insinúa en esta tan estilista entrada de revista. Matizar que por sufridos me refiero a todo lo que los españolitos de a pie, catalanes incluidos, hemos tenido que sufrir de tales dinastías a lo largo de nuestra truculenta historia.
    No deja de ser triste, por aquello del posible respaldo popular, ya que la gracia divina ya se encargan ellos mismos de otorgársela en esta nuestra democracia aconfesional, que el que hoy en día tengamos un Rey concreto es gracias a un Real Decreto despachado en un plis plas en una campechana partida a los chinos en el bar del Congreso de los Diputados. Eso sí, todo muy legal y con los “cafeses” de rigor en juego. Ni la más mínima de las posibilidades para la tricolor, que luego las banderas las carga el diablo. ¿Les suena de algo? Pues eso…
    Brillante su apunte sobre la contradicción entre la evolución humana y la supervivencia de la maltrecha genética de las casas reales. Si Darwin levantara la cabeza seguro que se replantearía muchas cosas.
    No és per desanimar, però em temo que això de la reialesa dels d’aquí no hi posa remei ni la “abduïda” reina consort, no ha molt Letizia dels d’allà.
    Estimada “compi blogui”, sempre és un plaer poder gaudir de la seva companyia … literària.

    • Responder Rosa María Mateos Ruiz 14 enero, 2018 a las 5:34 pm

      Sí, el paso de testigo se hizo con nocturnidad y alevosía. Cuando quieren, corren que se las pelan. A ver que pasa este año con la sentencia del cuñado. Por lo pronto anda de rositas, como todos. Comparto esta chirigota gaditana “Urdangarín” de los Jinetes de la Poca Crisis. No tiene desperdicio. Eso sí: ¡¡¡¡el humor es nuestro!!!!!
      https://www.youtube.com/watch?v=iFJDOL4vES0

    Deja una respuesta